24.2.09

Cita con Rama

Las dos series de libros más famosas del fallecido escritor Arthur C. Clarke son las que comienzan con 2001. Una odiseal espacial y Cita con Rama. En la primera hay una reflexión sobre el posible origen de la vida inteligente en nuestro planeta gracias a la intervención de una raza desconocida que viajaba por las galaxias.

En la segunda serie, que arranca en el siglo XXII, los seres humanos han colonizado varias lunas y planetas del sistema solar. Debido a un asteroide de grandes proporciones que causó enormes daños en la Tierra al impactar en el mar mediterráneo, se creó un sistema de vigilancia que fuera capaz de advertir sobre futuras amenazas de la misma naturaleza. Este sistema es el que descubre a un cuerpo de unos cincuenta kilómetros de longitud, que recibió el nombre de Rama.

Los científicos enviaron una sonda para investigar con mayor detalle el objeto, y lo que descubrieron fue una nave espacial gigantesca, de forma cilíndrica, como nunca antes la humanidad había observado. Se había resuelto así el misterio de si existía vida más allá de la que conocíamos. Una nave terrestre, dirigida por el comandante Norton, recibió la misión de interceptar a Rama.

Al entrar a la nave descubrieron que era un mundo artificial. Los astronautas entraron por una abertura de la cara superior, y bajaron por unas escaleras practicadas en la cara interna del cilindro. A medida que se acercaban al sol descubrieron que el objeto que creían muerto cobraba vida. El sistema de luces funcionó de nuevo, y encontraron que había varias edificaciones agrupadas en lo que llamaron ciudades. Pero eran construcciones selladas, sin puertas ni ventanas, a las que no podían entrar. Cerca del ecuador había una gran acumulación de agua, a la que llamaron Mar Cilíndrico. Al principio estaba congelado, pero el despertar de la nave hizo que el mar cambiara de estado.

Con la reactivación de la nave los astronautas descubrieron criaturas cibernéticas que se empleaban en la limpieza de escombros y reparaciones menores. Sin embargo, no encontraron rastros de los habitantes de ese mundo fascinante. Una disputa entre los miembros de la Unión Planetaria provocó una crisis mayúscula, que puso en peligro la existencia tanto de Rama como de los exploradores.

Algunos de los habitantes del sistema solar temían que Rama hubiese llegado para establecerse cerca de ellos. Ignoraban las intenciones de los creadores de ese extraño artefacto. Pese a todos sus adelantos tecnológicos, la humanidad nunca se había sentido tan desamparada.

2 comentarios:

Bettus Horribilis dijo...

Le gua tener ke echar un ojo a esa cita con rama...

Arbolario dijo...

En inglés se llama Rendezvous with Rama.