11.8.08

Los locos mueren de viejos

Una de las peores preguntas que se le puede hacer a un escritor es: "¿este libro está basado en sus propias experiencias?" Y digo esto no sólo porque es la pregunta de cajón, sino también porque toda persona que desliza su pluma sobre el papel tiene el pleno derecho de inventarse los mundos que desee, sin necesidad de dar repaso a sus propios errores.

La digresión anterior viene a causa del libro Los locos mueren de viejos, de Vanessa Núñez Handal. Supongo que algunas personas podrían preguntarse si a la autora le han ocurrido las tragedias y tristezas de Paola, protagonista de la novela. Desde el punto de vista literario esto no es importante. Lo que nos concierne es el producto artístico.

Paola creció en una casa donde las apariencias tienen la mayor importancia. En un mundo sostenido con alfileres, su madre hace hasta lo imposible por crear la ilusión de riqueza y buena posición social. Pero los sacrificios que esto implica son enormes. Las mentiras se acumulan, hasta el punto que la realidad se pierde y deviene la locura.

Paola crea dentro de sí a María, quien la acompaña a través de su viaje por la locura. La deshonra social viene de la mano de la ruina económica. El mundo de apariencias se derrumba de un plumazo. Era imposible que pudiera sobrevivir, pues estaba condenado al fracaso.

Desde el punto de vista del psicoanálisis, la madre ha castrado a la hija. Paola se ahoga en una casa donde el cerco se estrecha a medida que se vuelve una mujer. Llega el punto en que el acoso es tan grande que la crisis se vuelve inevitable. La locura es el producto de un mundo viciado, contradictorio y absurdo.

Esta novela fue publicada en Guatemala por F&G Editores. Su autora lleva muchos años de residencia en el país vecino. Aún no está disponible en nuestras librerías. Yo la compré la semana pasada en la Filgua, cuando me di una escapadita durante las vacaciones.

4 comentarios:

Vanessa Núñez Handal dijo...

Gracias Salvador por los buenos comentarios que me hiciste vía chat acerca de la novela y por esta reseña. Saludos.

Arbolario dijo...

Saludos. Y te esperamos pronto en la Tierra de collares para que presentés tu novela.

Chicaborges dijo...

Hola Salvador, gracias por enviarme los links para tus cuentos, he encontrado gratas sorpresas, te envío mis comentarios a tu correo por la tarde.

Hace algunos meses tuve la oportunidad de leer una de las últimas versiones de la novela de Vanessa y recién terminé la versión publicada. Esto me permitió ver el proceso de creación y ponerle más atención a ciertos elementos, frases, acciones.

Por ejemplo las cartas te van dando paulatinamente claves para descubrir y entender por que PAULA necesita dar vida y alimentar a María. Cómo el mundo de la imaginación o el day dreaming como le llamaría Freud es tan importante ya en este mundo sin reglas se puede originar vida, se pueden hacer cosas que social y culturalmente no se permiten, se puede volver a la niñez, al recuerdo más puro para no morir en el intento de ser lo que los otros quieren.

Creo que uno de los méritos de Los Locos Mueren de Viejos es plasmar el id, ego y súper ego a nivel individual y social. Como se mezclan, la pugna y la liberación.

Cuando Vanessa la presente por allá espero acompañarla y así tendremos la oportunidad de un cafecito o algo más fuerte.

Arbolario dijo...

En efecto. Había olvidado mencionar el detalle que María es el ego freudiano de Paula que se enfrenta a la madre. Es un personaje con vida propia. Este libro me recordó una película de Hitchcock llamada "Marnie", donde es notoria la influencia de la teoría de Freud para desarrollar la imagen de la protagonista.

Te esperamos con los brazos abiertos aquí en la Tierra de collares. Solo que no tomo café, y si nos tomamos algo más fuerte sería coca cola con hielo, o quizá un cumbito de atol shuco.

Saludos.