12.6.08

Accidentoso

Ya sabía que había escrito una nota antes sobre mi afición a los golpes accidentales. Hace dos años hablé acerca de eso, y como mi torpeza de movimientos sigue vigente, aquí voy de nuevo a comentarles sobre el tema.

Ayer en la oficina llevaba una computadora portátil en mis brazos. Me levanté de una mesa con ella y no me di cuenta que había un obstáculo en el camino. Me di un golpe tremendo a un costado de la rodilla derecha. El dolor al caminar ha disminuido, pero aún es molesto.

Por la noche, luego de salir del trabajo, fui a un almacén a hacer unas compras. Siempre que me bajo del carro llevo conmigo el maletín, que aunque sólo tiene mi agenda, mis lentes y un par de libros, a los ladrones les puede entrar cosquillas de romper una ventana sólo para saber qué hay dentro. Suelo cruzar la correa del maletín sobre mi pecho, en bandolera, por comodidad. Pues anoche, al terminar mis compras y quitarme el maletín, bajé el brazo izquierdo y me di un fuerte golpe con el marco de la puerta de mi carro. Por suerte no fue en el codo, sino un poco más arriba.

El golpe en el brazo me duele más que el de la pierna. Esto afectó mi posición al dormir. Casi siempre me pongo de costado, pero anoche no pude hacerlo. El brazo y la pierna protestaron cuando lo intenté. Ni modo, a dormir boca arriba durante algunos días. Pero ya saben que uno es animal de costumbres. No dejé de criticarme por esa inclinación a los accidentes.

2 comentarios:

Santiago Vásquez dijo...

A mi me ocurre igual, y a veces peor. Saludos.

Arbolario dijo...

Hasta hoy se me está pasando el dolor. Pero mi rodilla está necia que quiere refrendar la molestia. Anda golpeándose en todos lados.