6.12.05

Dos añitos

Él es Carlos Javier, mi sobrino. Hoy está cumpliendo dos años. Mi hermano y su esposa ya le encargaron un hermanito, que nacerá dentro de un par de semanas.

Carlos Javier aún no sabe de guerras, pandemias o globalización económica. No conoce de la situación en el Medio Oriente, los inmigrantes ilegales que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México, la hambruna en África, el movimiento independentista en el País Vasco o la crisis de los precios del petróleo.

Como es de esperarse, se trata de un niño inquieto, que se ha dado más de un golpe en la cabeza. No sé a quién se parece más, tal vez a su madre. Ya balbucea algunas palabras. Es la adoración de sus cuatro abuelos, pues en ambas familias se convirtió en el primero nieto. Su sonrisa me recuerda a la que tenía mi hermano a esa edad.

Ignoro si alguna vez leerá esta nota. ¿Qué pensaría? Yo mismo no sé por qué la escribí. Supongo que es una de las millones de cosas que no necesitan análisis.

8 comentarios:

ANTARES dijo...

Hermosa y franca sonrisa, mirada limpia. Por supuesto que no requiere análisis. Simplemente, es bello.

Arbolario dijo...

Y cuando su hermanito nazca, los cuatro abuelos tendrán el doble de posibilidades de volcarse en cariños, piropos y abrazos.

Antares dijo...

¿Solo los abuelos? me parece que aunque no muy efusivo, también tú haces tu parte. Saludos,

Arbolario dijo...

:-)


;-)


:o)

Aldebarán dijo...

Antares ha dicho verdades.

:-)

Julio Suárez Anturi dijo...

Lo que no nos quiere revelar Salvador, es la fecha de su aporte a la felicidad de la familia. ¿Crees que vas a escapar de aquel sueño?, y no importa si no es niña.

ANTARES dijo...

Buen comentario Julio ;-)

antares dijo...

Salvador, acabo de leer un artículo donde comentan que la univerdidad de Amsterdam, ha creado en colaboración con la universidad de Illinois, un programa informático para reconocimiento de emociones a través de los rasgos faciales. Así, han osado decir que la Gioconda es una mujer felíz en un 83%, Hastiada 9%, atemorizada 6% y enfadada 2%. Al momento, me parece tonto que inviertan en ésto, habiendo tanta miseria e injusticia.
Cuando leí el artículo, inmediatamente se me vino a la mente la carita de Carlos Javier e imagino: Que diría la tonta máquina de ésta hermosa sonrisa? Y me siento tan privilegiada de saber que ninguna maquina podra adivinar lo hermoso que provoca