8.11.05

Sobre los sueños II

Un comentario que hizo Antares a mi nota de ayer me hizo recordar algo muy especial sobre los sueños: los seres humanos apenas si conocemos una fracción de los que elaboramos. Mientras dormimos, nuestro cerebro pasa de un período de reposo a otro de gran actividad. En este último los ojos se mueven con rapidez -de ahí el acrónimo REM en inglés-, la respiración se agita y se producen los sueños.

Los períodos de reposo y de gran actividad cerebral se suceden durante toda la noche. Hay algunas personas que dicen recordar dos o tres sueños, por lo que es lógico pensar que sólo tienen memoria consciente de la tercera o cuarta parte de ellos. ¡Qué distinto sería el mundo si pudiéramos enumerarlos a todos!

Reflejos de la vida diaria, proyecciones de nuestros deseos, fuegos provocados por nuestros temores, los sueños pueden ser todo lo anterior. Para Freud fueron material de primera calidad para el desarrollo de sus teorías. Hay quienes intentan asignarles equivalentes inamovibles, como por ejemplo: si sueño que me caigo al agua, es porque voy a recibir una herencia. Esto me suena igual que las teorías de los pobres crédulos que siguen confiando en el poder de las constelaciones.

Como un obsequio a Antares, añado aquí un enlace al Libro V de la Eneida, donde se encuentra la triste historia de Palinuro. Me gustan en especial los últimos versos:

«¡Ah, demasiado seguro del cielo y el piélago sereno,
Palinuro! Desnudo yacerás sobre una playa extraña.»

2 comentarios:

ANTARES dijo...

Muchas gracias Salvador, hermosa en verdad la Eneida, me encanta, refleja todos los sentimientos humanos desde los más sublimes a los más nefastos (los dioses iguales o peores que los humanos)
Ayer que te leí y vi lo de Palinuro, me apresuré a buscar la Eneida en el Internet, para recordarla y encontré un sitio donde está en latín y castellano, si leyéndola en castellano es preciosa, imagínate hacerlo en su lengua original (y entenderla por supuesto). Me encantaría poder hacerlo, claro que para eso debería dedicarme casi única y exclusivamente a las lenguas. Es una lástima que solo está el libro I, pero te copio el sitio por si te interesa: http://perso.wanadoo.es/juagru/ene/bilingue.html
Recuerdo que esa es una de las cosas que más me gusta del festival internacional de poesía, escuchar a varios poetas leyendo en su idioma (aunque no entienda nada), se siente una musicalidad, un ritmo delicioso.
Saludos.

Arbolario dijo...

Gracias por el enlace, Antares. Voy a darme una pasadita por esta página.

Tenés razón con lo del festival de poesía. La música del idioma original en la que se escribe no puede sustituirse, por mejor traductor que uno encuentre.