7.10.05

Valentín



Esta semana armamos con unos amigos un mini festival de cine argentino. Vimos dos películas, pero la que más me gustó fue Valentín, la selección oficial de Argentina para la entrega de los premios Oscar 2003.

La gran sorpresa de esta cinta es Rodrigo Noya, un niño simpatiquísimo que hace el papel de Valentín, quien desde sus ocho años sueña con ser astronauta y crece en Buenos Aires durante 1967, año de la muerte del Ché. El chico es criado por su abuela, interpretada por una notable Carmen Maura.

Valentín se enfrenta a muchos problemas, pero nunca se deja vencer. Su mente les busca soluciones imaginativas. Trabaja de cupido para ayudar a su amigo Rufo, un pianista con el que aprende algunas lecciones sobre la vida. Al mismo tiempo, su padre se embarca en distintas relaciones, sin poder cuajar ninguna.

Es notable que con pocos recursos se haga una cinta de esta calidad. El trabajo de ambientación es muy bueno. Al final, Valentín renuncia a sus sueños de ciencia por otros más terrenales, pero que lo dejan igual de ilusionado. Una buena película para disfrutar con los amigos o la familia.

1 comentario:

Julio Suárez Anturi dijo...

Salvador, más que comentar el artículo, cuenta por esta vía cómo se vivió el sismo y si causó más muertes que las lluvias huracanadas.
Cordial saludo.