7.10.05

Tiembla sobre mojado

Para los amigos que han preguntado por el sismo que ocurrió hoy al mediodía en la Tierra de collares les invito a que revisen la página del Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET), donde se informa de la magnitud e intensidad. El reporte que ellos entregaron indica 6.2 grados en la escala de Richter. Para San Salvador se determinó el grado 4 en la Mercalli modificada.

El USGS reportó una magnitud menor: 5.8 grados. Las estaciones de radio no reportaron de fallecidos ni tampoco de más derrumbes. Todo quedó en un susto, thank God. Por cierto, este sismo no tuvo nada que ver con la actividad del volcán de Santa Ana.

Un locutor dijo en tono humorístico que lo que faltaba era que cayera fuego del cielo. Y es que sólo nos queda la risa para enfrentar estos problemas.

4 comentarios:

Julio Suárez Anturi dijo...

A propósito de "Trenes" de Miguel Ángel Espino, del que hablaste unos días atrás, quise saber un poco más de él, particularmente porque no entiendo por qué odia los trenes, cuando sobre mí ejercen una fascinación infantil que todavía me acompaña. Sí, ese libro se publicó en Santiago en 1940, por Ercilla, y 22 años después en San Salvador. "Hombres contra la muerte" la publicó en Guatemala, en el 47 en México y 27 años después en San Salvador. Espino tiene un libro de adolescencia, llamado "Mitología de Cuscatlán", sobre leyendas pipiles. Quise leer algo, pero no conseguí nada en la internet. Solo por curiosidad, y si puedes, ¿quizás serían buenas, Salvador, un par de leyendas pipiles de Espino, un día de estos? Cordial saludo.

Arbolario dijo...

Julio, no sé si Espino odiaba los trenes. Ese fragmento es con el que empieza la novela. Conforme van transcurriendo las páginas -en las que el autor se encuentra con algunos de sus personajes- no me da esa impresión. Para mí que el tren es una metáfora. Las últimas palabras del libro son estas: "Porque, ciertamente, en los trenes está la definición aérea y fugaz de tu cuerpo. Fuiste como los trenes, que llegan, pasan, encienden una esperanza, y se borran en la ausencia cantando". Bellísimas imágenes.

Las leyendas pipiles recogidas en Mitología de Cuscatlán han sido alteradas por la mano de Espino. No son del todo las recibidas por tradición. Una de las que más me gusta es la de los Arbolarios. Por esta leyenda uso ese nombre en el blog. Transcribiré algunas y te las enviaré por correo.

Anónimo dijo...

QUE MAL, NO ME DIERON NADA DE TRENES--NO LOS HABRAN OK. FLOR BABY.

Anónimo dijo...

QUE MALA PAGINA Y FUE BUENO QUE ESPINO SE MURIERA,JAJAJA.