10.2.10

Tomás Eloy Martínez


Hace unos días falleció el escritor y periodista argentino Tomás Eloy Martínez. Desde entonces había pensado hacer una nota acerca de él, pero siempre lo olvidaba. Ahora me he tomado el tiempo para recordarlo, y darle las gracias por los libros que escribió y que disfruté.

Veo en una de mis libreras que el texto de su autoría que más me agradó no está. Es porque Santa Evita lo presté de una biblioteca. Conmigo están El vuelo de la reina, La mano del amo, La novela de Perón y Lugar común la muerte. De ellos, es este último el que me causó mejor impresión. Es una colección de relatos supuestamente periodísticos, en los que Martínez habla sobre la muerte de varios personajes importantes. Mis favoritos son los que dedicó a Manuel Puig -Manuel nunca dijo adiós- y a las víctimas de los bombardeos atómicos en Hiroshima y Nagasaki -Argumentos de la vida y de la muerte-.

Creo que fue Santa Evita el primero de sus libros que leí. Es un despliegue narrativo impregnado de estilo periodístico. Está construido de una manera que nos hace creer que estamos ante una investigación que muestra hasta la última verdad del caso del secuestro del cadáver de Eva Perón. El lector se deja atrapar en ese juego, sorprendido por la manera en la que un texto que tiene un paso tranquilo nos trastorna la vida.

La historia misma de ese viaje inaudito, de la Argentina a Europa, a un cementerio donde el cadáver yacía bajo un nombre falso, y de nuevo a Buenos Aires, es suficiente para atraer la atención del lector. Y si a ello añadimos la maestría de Martínez para añadir ciertos elementos fabulosos obtenemos un resultado sorprendente: la novela argentina más traducida, uno de los libros latinoamericanos más difundidos de las últimas décadas.

2 comentarios:

Aldebarán dijo...

Me gustaban sus crónicas periodísticas y lso artículos de opinión. Realmente lo extrañaré

Arbolario dijo...

Él fue uno de esos escritores cuya literatura se vio muy influida por su estilo periodístico. Era su sello distintivo.