1.7.08

La llave para la felicidad

Hoy encontré un artículo en Internet, que en resumen dice que la llave para la felicidad es muy conocida, pero que no todos estamos dispuestos a utilizarla: pensamiento positivo, fuertes lazos familiares y de amistad, amabilidad, perdón de las ofensas, etc.

A pesar de que en los países más desarrollados las condiciones de vida de sus ciudadanos han mejorado en el último medio siglo, el grado de felicidad no ha crecido en la misma proporción. Cada vez hay menos tiempo para disfrutar con la familia y los amigos las pequeñas satisfacciones que da la vida, que al fin de cuentas son las que tienen mayor peso.

Según el artículo, estas pequeñas cosas, como mantener una actitud positiva, cultivar la amistad, la amabilidad y el amor, permiten que nuestra salud se mantenga en buen estado y que nuestro trabajo sea de mayor calidad. Y permiten también que seamos felices.

Este artículo me recuerda un cuento de Shin-Ichi Hoshi llamado El antiguo secreto. Una compañía organiza una gran fiesta donde la comida es abundante. Quieren dar a conocer el secreto para la larga vida, que estuvo escondido en las ruinas de una tribu desaparecida. Un profesor encargado de la traducción de los antiguos escritos llega a la fiesta, apesadumbrado. Los comensales están a la expectativa y urgen al estudioso que revele el secreto, quien al final lo lee con preocupación: "absténganse de comer demasiado, acuéstense temprano y levántense de madrugada".

Y claro, habrá quien me diga que esto se aplica sólo a los países donde las necesidades básicas están satisfechas. Puede ser, pero igual creo que mantener una actitud positiva hacia la vida puede hacer una gran diferencia, no importa el país donde uno viva. Además, compartir una tarde con un círculo de buenos amigos sí que rejuvenece.

Por último, quiero agradecer a todas las personas que se acercan a este blog. Hoy cumple tres años de existencia. Muchos abrazos a todos.

6 comentarios:

Victor dijo...

Primero que nada, ¡Felicidades!...

Segundo, la actitud positiva, la estrechez de vinculos sociales, etc., son cosas que si influyen en como percibimos el mundo y a nosotros mismos. En ese sentido es mas que válido afirmar que catalizan hasta las condiciones de vida mas paupérrimas, sin embargo unas y otras se influyen mucho y en conjunto dan la medida de cuan satisfecho o satisfecha puede estar alguien con su vida. En cualquier caso siempre es necesario recordar que en la vida muchas cosas son cuesti{on de la actitud con que las enfrentamos.

Saludos

Victor

Arbolario dijo...

Estoy de acuerdo con vos. La actitud con la que enfrentamos las cosas puede hacer la diferencia.

Muchas gracias por tus saludos.

Loida Pineda dijo...

Feliz Aniversario!!!
Me gustó mucho tu post. Creo que la actitud es básica ante cualquier situación y la felicidad es una decisión personal.
Un abrazo.

Arbolario dijo...

Algo que me llamó la atención del artículo es un comentario de Freud: es mucho más fácil ser infeliz, por eso la mayoría toma ese camino.

Muchas gracias por tus saludos, Loida.

Jacinta dijo...

Felicidades. Te seguimos leyendo. Abrazo.

Aldebarán dijo...

A veces no es necesaria una tarde con los amigos: diez minutos de una plática llana, sincera y amena, es capaz de enrumbar un espíritu fatigado y desesperanzado.

Felicidades por los tres años de tu blog, un referente obligado para temas como el ajedrez, el cine y la buena literatura.

saludos