1.4.08

No country for old men

La traducción del título al español es imaginativa: Sin lugar para los débiles. Tenía muchos deseos de ver esta película. No sólo porque ganó el Oscar como la mejor del año, sino también por los comentarios elogiosos que recibió Javier Bardem.

Sí, me pareció un trabajo excelente. Y sí, Javier Bardem mete miedo en su papel de asesino psicópata. No me gustaría encontrarme con él en un callejón oscuro, especialmente si lleva a rastras ese tanque de aire comprimido que convirtió en una temible arma.

Al final de la película hubo algo que me llamó la atención: a la mayoría de las personas en el cine no les agradó el final. No tiene el cierre impactante de otras producciones de Hollywood, y en general la cinta no tiene esa visión de recompensa para los buenos y castigo para los malos. La línea es pesimista. Alguien dijo en voz alta que la película no le había gustado y que habría sido preferible quedarse en casa.

Creo que esta actitud se debe a que estamos acostumbrados a las películas de vaqueros e indios. El estado de Texas que vemos aquí es el de inicios de los ochenta, que es invadido por narcos, armas y drogas. Los viejos policías se lamentan de los tiempos que corren. La visión romántica que había del oeste ha desaparecido. Nadie puede entender la violencia que surge, y que se expande de manera inexorable.

Tommy Lee Jones encarna a la tradición que ha quedado olvidada. Observa con pesimismo su eclipse, y no puede hacer nada para evitarlo. Quiere salvarle la vida al hombre que se mete en problemas al encontrar una maleta llena de dinero que pertenece a los narcos. Su amargura es la que tiñe buena parte de la película.

3 comentarios:

Historia de los Días dijo...

Y es que ese final es bien literario. Seguro en el libro es igual. Sin duda, el lamento de los viejos policías es una pieza clave. Cosa curiosa: los personajes jóvenes aparecen en la trama y no tienen conexión alguna con los viejos. Están allí apenas para darles ropa a cambio de otra cosa.

Soy Salvadoreño dijo...

Gracias por los comentarios, porque estoy planendo ir a verla.

Por otra parte, quizas es lo mismo que oi (y dije yo mismo) de "Traffic", ¿la recordas? Creo que nos encanta mas la ficcion de los buenos y malos que la realidad, tal como es.

Arbolario dijo...

historia de los días: has dicho algo clave. En efecto, los personajes jóvenes no se conectan con los viejos. Lo más cerca fue cuando el sheriff estuvo a punto de sorprender al asesino psicópata en la habitación del hotel.

soy salvadoreño: lo que me cayó mal de Traffic fue ese espantoso acento que hizo Benicio del Toro. Por lo demás, la vi como una dura interpretación de la guerra de las drogas. La corrupción lo ha invadido todo. Por otra parte, no se logrará nada si no se ataca el consumo de drogas. Atacar sólo la producción no ha sido el camino adecuado.