26.11.07

2061. Odisea tres.

Este es el libro que menos me gusta de la serie iniciada con 2001. Una odisea espacial. Quizá se deba a que, a mi entender, es la que se aleja más del propósito inicial: brindarnos una posible interpretación de cómo se inició la vida inteligente en nuestro mundo.

Un científico descubre en la luna Europa -cuyo acceso está prohibido para los humanos desde que el planeta Júpiter fue convertido en un sol por los desconocidos seres que construyeron los monolitos- que una montaña aparecida de la nada está hecha de diamantes. En realidad se trata de un fragmento de Júpiter que se estrelló décadas atrás. Intereses económicos y científicos se mezclan en un viaje espacial que concluye con un alunizaje imprevisto, cerca del llamado Monte Zeus.

El doctor Heywood Floyd, uno de los protagonistas de las dos aventuras anteriores que involucraron a los monolitos, se ve envuelto indirectamente en este encuentro con la luna Europa. Su nieto viaja en la nave que se ha estrellado, y se dirige hacia allá para prestarle ayuda.

Antes de llegar a Europa, Floyd envía un mensaje de radio al monolito que yace sobre la superficie de esa luna. En la transmisión le pide permiso para descender al ser que antes conocía como David Bowman. Posteriormente, y de una manera que está más allá del entendimiento humano, Floyd descubre que junto a Bowman se encuentra también la esencia de HAL 9000, la computadora que alguna vez entró en conflicto con los seres humanos que viajaban en la nave espacial que iba a estudiar el monolito cercano a Júpiter.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

A lo mejor tambien nos comentas algo de la Odisea 3001.

Las películas si bien la Kubrick,es
a mi parecer de estupenda factura,si como siempre el libro es mas amplio en el relato.Me agrada en la película que se aleja
del estereotipo que me imagino habrían estado acostumbrados a ver en peliculas de Ciencia Ficcion,se asesoro bien Kubrick.


Bonampack

Arbolario dijo...

Voy a buscar el libro para releerlo. Lo que me sorprendió de ese texto fue que Clarke se decidió a "resucitar" a Frank Poole, el astronauta que viajaba en el Discovery con David Bowman, y que despierta luego de mil años de letargo en el espacio.

Clarke cuenta que 2001 la escribió a medida que avanzaban con el guión de la película. Los proyectos crecieron de manera paralela. Yo veo al libro y la película como complementarios. En la cinta es muy difícil comprender que el monolito ha influido para desarrollar la inteligencia humana. Por el contrario, creo que el final es más colorido y ameno que el del texto.

hunnapuh dijo...

mmmm. yo habría pensado que en la película resultaba mas que obvio que estaba presente en cada salto de calidad de la humanidad.
En fin, una de las cosas que guardo en mi memoria es el rebuscado chiste de Kubrick que hizo en la película: el sanitario de gravedad cero.

Arbolario dijo...

De acuerdo a mi experiencia, son pocas las personas que comprendieron fácilmente el significado de la historia si sólo conocen la película. Todo se aclara al leer el libro, por supuesto.