10.7.07

Otra vez la gripe

Qué mala pata enfermarse de gripe cuando hace tanto calor. Mi problema es que en la oficina tenemos aire acondicionado, y el paso de la temperatura ambiental a la artificial es lo que me afecta. Por fin me dio la gripe el zarpazo por la mañana, luego de varios días de andar coqueteando en las vecindades.

En los últimos años he desarrollado una escasa tolerancia a los antigripales. Si tomo uno me ocasiona mareos y una sensación general de decaimiento. No sé cuánto se deba esto a la gripe y cuánto a las medicinas. Por eso prefiero que la enfermedad cumpla su ciclo sin tratar de atajarla.

Deberían promulgar un decreto que prohíba a las gripes afectar a la gente al inicio de la semana laboral. Deberían obligar a esos virus malvados a que sólo actúen los jueves o viernes para que el enfermo se recupere el fin de semana. Ésa sí que sería una ley de gran valor para la humanidad desvalida.

Para los que leen este blog por primera vez y piensan que se me ha botado la canica después de leer el párrafo anterior les pido que me comprendan. ¿De qué otra manera se puede uno desahogar sino con el humor?

4 comentarios:

NORA ASTRID dijo...

bueno, asi puedes enfermarte en la semana y el fin de semana lo puedes disfrutar!
Espero que te compongas rápido, y si no prueba con una tacita de té de manzanilla con limón
saludos!!

Nelson Ochoa dijo...

Puta, menos mal que te explicaste en el ultimo parrafo, pense que se te habia quemado una fotoresistencia interna.

Rebeca Torres Olivares dijo...

Me uno al clan de los engripados...tuve que faltare el martes al trabajo, por la gripe...ni modo a tomar vitamina C

Arbolario dijo...

Nora: el problema es que la gripe me dura hasta el fin de semana. Lo tengo que usar para recuperarme de todos modos. :-(

Nelson: ¡uf! Qué bueno que no fue el potenciómetro.

Rebeca: Yo me acabé un litro de jugo de naranja y nada. Admiro a la gente que le hacen efecto esos remedios naturales.