20.7.07

Enigma


En los años previos a la segunda guerra mundial, se utilizaron de manera comercial unas máquinas encriptadoras de mensajes. Dada una oración, estas máquinas se encargaban de obtener una serie de letras en aparente desorden, pero que podían interpretarse con otra máquina que tuviera la clave correspondiente.

Durante la guerra, los nazis utilizaron versiones mejoradas de estas máquinas para encriptar sus comunicaciones. A través de un sistema de rotores consecutivos (cada uno de los cuales sustituía una letra por otra, y así sucesivamente), se obtenía un conjunto de letras que a simple vista no guardaban ningún tipo de relación con el original. Era necesario tener otra Enigma, con la ubicación apropiada de los rotores (es decir, con la sustitución adecuada de caracteres) para descifrar el mensaje.

Expertos polacos se dedicaron a investigar las máquinas Enigma, y a principio de la década de los treinta descifraron los mensajes provenientes del ejército nazi. Ésta fue la base del método que se usó para romper los códigos de las máquinas mejoradas que los alemanes utilizaron después. Se encontraron las brechas en el método de encriptamiento, y se estudiaron a fondo los equipos capturados. El exceso de confianza de los nazis, quienes creyeron que sus mensajes no podrían ser intrepretados, permitió que los aliados conocieran muchos de sus planes. Esto ayudó a cambiar la suerte de la guerra en algunos frentes claves de batalla.

En la fotografía de esta nota observan una de las máquinas Enigma que utilizaba la marina alemana durante la segunda guerra mundial. En la parte superior se encuentran los rotores que se utilizaban para codificar los mensajes. En Inglaterra, una de las personas que contribuyó a descifrar los textos provenientes de las Enigma fue Alan Turing, uno de los padres de la ciencia moderna de la computación.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Salvador, bueno, te quería pedir si me podías explicar o decirme donde puedo encontrar una explicación sobre el origen de la palabra guanaco. Te mando un fuerte abrazo desde Argentina

rosanapetrelli@yahoo.com.ar dijo...

Hola Salvador, bueno, el comentario anterior me salió en forma anónima, por error. Te mando un saludo desde Mar del Plata, Argentina. Rosana

Arbolario dijo...

Rosana: gracias por tu pregunta. Haré una nota en el blog para escribir lo que sé sobre el tema.