15.3.07

Hay esperanza

Ayer se presentó el poeta español Miguel Ángel Arenas en la peña cultural de los Tacos de Paco. Casi al final de la actividad, y a través del micrófono, el anfitrión aprovechó para saludar a un niño que estaba entre el público y que cumplía 13 años. Hasta aquí todo bien.

Pero lo que me causó un estremecimiento, y supongo que también a todos los que estuvieron en los Tacos de Paco, fue que este muchacho era un aficionado a la poesía y le pidió a su mamá que, como regalo de cumpleaños, lo llevara a la lectura de ayer por la noche.

Cuando soy testigo de joyas como la de anoche, comprendo que aún hay esperanza para este mundo caótico y despiadado. ¡Larga vida a la poesía!

2 comentarios:

Walo dijo...

Chamba, por cierto, el niño se llama Neftalí, como Pablo Neruda (seudónimo de Ricardo Eliezer Neftalí Reyes Basoalto).
¡Larga vida a la poesía!

Arbolario dijo...

Un acontecimiento causal, no casual.