20.3.07

Eça de Queirós - Cuentos completos


Gracias a Borges conocí a muchos escritores que él recomendó en sus ensayos y antologías. Uno de ellos es José Maria Eça de Queirós, uno de los clásicos portugueses más reconocidos a nivel mundial. En los últimos años ha sido redescubierto en Latinoamérica, en especial por su libro El crimen del Padre Amaro.

Los Cuentos completos de Eça de Queirós incluyen textos que el autor publicó en vida y algunos que fueron conocidos luego de su muerte -en el año de 1900, en la ciudad de París-. Encontré algunos que ya había leído, como El difunto, El tesoro y La catástrofe. Estos cuentos están incluidos en una antología del autor portugués que Borges preparó y que forma parte de una colección llamada Biblioteca Personal.

Pese a ser un escritor realista, Eça de Queirós se embarca en algunos relatos en el terreno de la fantasía. Dos de los mejores son Fray Ginebro y El difunto. En el primero, se cuenta la vida de un discípulo de San Francisco de Asís, de su muerte y el momento en que sus buenas acciones y pecados son colocados en una balanza para decidir si merece ser llamado santo. El segundo narra el encuentro de un caballero español con un difunto, y de como éste le salva la vida al evitar que sea víctima de una emboscada.

De los cuentos que no conocía varios me llamaron la atención: Civilización es el relato de un caballero adinerado que se rodea de una gran biblioteca y los más modernos adelantos tecnológicos, y que sin embargo no es feliz. Pero la alegría vuelve a su vida de una manera inesperada. José Matías es la historia de un hombre que vive enamorado de una mujer casada durante años. Cuando ella enviuda todos esperan que la pareja corone el romance. Pero quizá el temor o el exceso de amor son los que evitan que el protagonista se decida a llevar a su amada al altar.

Aunque los cuentos de Eça de Queirós no poseen la tensión y velocidad que los de otros escritores de su época, representan un paso importante en la evolución de las letras portuguesas. Podemos disfrutar de los libros de este viejo maestro y comprender que muchas de las preocupaciones de su sociedad son también las nuestras.

1 comentario:

Enrique Walden-Lagos dijo...

Estimado Sr. Canjura,
Le solicito permiso para publicar esta entrada de su blog en nuestra próxima edición de El ojo de Adrián.
Le ruego me conteste a:
editor@elojodeadrian.com
Saludos cordiales,
Enrique Walden-Lagos