14.4.06

Puno

Llegué hoy por la tarde a Puno, situada a 3800 metros sobre el nivel del mar. En el camino desde Cusco vi algunos picos nevados, y unas apabullantes planicies donde lo único que comprueba la presencia humana son los cercos de piedra que corren a lo largo de ellas.

Luego de registrarme en el hotel fui a la Plaza de Armas. Frente a ella se encuentra la Catedral. A un costado del templo está la delegación de policía, en un hermoso edificio antiguo. A la par de la policía está la Casa del Corregidor, un centro cultural con restaurante, venta de artesanías, literatura y documentos sobre la cultura aymara. Según me explicaron, la región de Puno y otras más al sur, en Bolivia, fue donde se asentaron los aymaras.

También fui al mirador del cóndor, a 4018 msnm. Desde aquí tuve una magnífica vista del principal atractivo turístico de Puno: el lago Titicaca. Perú y Bolivia comparte la soberanía de éste, el lago situado a mayor altura en el mundo.

Mañana iré en un tour por el lago, y visitaré algunas de las islas artificiales que los nativos han construido con una planta llamada Totora. Según un documental que vi hace algunos años, la Totora también es comestible, y ayuda a contrarrestar los efectos de la altura.

Hoy por la noche vi la procesión del Santo Entierro. Al igual que en Cusco, la población baña las imágenes con pétalos de flores. En Cusco, la imagen del Señor de los Temblores (un Cristo moreno y de rasgos andinos), patrono de la ciudad, es rociada con pétalos de nucho, la flor con la que antiguamente los quechuas recibían a su señor: el Inca.

1 comentario:

Antares dijo...

Notaste mi ausencia?
He estado trabajando mucho :o)

Sabes.....me encantaría ir a Machu Picchu......lo más cerca que he estado de Perú, es de un Peruano algo histérico el pobre (le tiene miedo a volar) que hace poco me tocó de vecino en un avión, documentales de la National Geographic (impresionantes) y el video de una canción algo reciente de Gloria Stefan :o)

Pero es mejor tener la versión de alguien que vibra con la aventura y que me parece, ve y descubre con ojos niño. Sigue narrando tu viaje, es bonito sentir la emoción de tus letras.