9.12.05

Le fabuleux destin d'Amélie Poulain


A las ocho con treinta y cuatro minutos de la mañana del sábado, mientras doscientos mil aviones tomaban vuelo en los aeropuertos alrededor del mundo y cuarenta millones de personas se enteraban de las noticias ocurridas la noche anterior, terminé de ver una vez más la película Amélie (El fabuloso destino de Amélie Poulain), lo que confirmó mi opinión de que es una de las más bellas obras fílmicas que he tenido oportunidad de apreciar.

Me levanté a las seis de la mañana pasaditas, dispuesto a verla con la mente despejada. La noche anterior había visto una conferencia del director, Jean-Pierre Jeunet. Ahí me enteré que la elección original para el papel de Amélie había sido Emily Watson, la bellísima y muy talentosa actriz británica. En ese caso la película habría sido rodada en inglés.

Audrey Tautou hizo una fantástica labor en el protagónico. El director, además, hizo una gran labor organizando los detalles de la historia. Jeunet cuenta que el café donde Amélie labora en la película se ha vuelto un punto muy visitado por los turistas, al igual que el puesto de vegetales donde Collignon martiriza a Lucien.

"Ella cambiará tu vida", es la oración que acompaña el cartel de promoción de la película. Tienen razón. Dudo que alguien pueda verla y no sentirse afectado. Todos desearíamos tener un ángel como Amélie que nos ayudara a hacer nuestra vida más feliz.

3 comentarios:

Julio Suárez Anturi dijo...

Tu tienes los detalles frescos. Yo la ví hace un tiempo, y por eso, me corrijes, por favor. Creo que el encanto de Amélie es esa actitud incondicional y ir asumiendo cada circunstancia sin preguntarse mucho por la lógica que encierra o las consecuencias que acarreará. ¿Quizás sea ese el encanto que produce, y la atracción que provoca?
Pero acabo de notar que no he escuchado un concepto femenino sobre la forma de ser de Amélie. ¿Qué dirá una congénere de su comportamiento y la manera de asumir la vida? ¿Algunas querrán ser como ella, o como suele ocurrir en esa disputa velada que sostienen las mujeres, la tildarán de loca?

ANTARES dijo...

Hermosísima película en verdad. No la imagino sin Audrey Tautou.
Amélie es el optimismo personificado, es del tipo de personas que se nutren con la felicidad de los demás, especialmente cuando pueden aportar a ello.
Aludida por tu comentario Julio, puedo decirles que yo no la tildo de loca, aunque no dudo que muchas sí. Tu personalidad es quien determina que seas de ésta especie rara, para la cual, hacer lo que Amélie o cosas similares, no constituye algo extraordinario, forma parte integral de ti. Saber el bien ajeno especialmente si tú lo proporcionas, es como una vitamina para el alma, suele ser característico de aquellas almas que se sienten solas. Ojo, no es del todo beneficioso, si esperas recibir algo a cambio o que todo salga a la perfección, como solemos esperar, porque en la vida, la mayor parte de situaciones no son recíprocas ni perfectas. Por eso a las personas como Amélie, les tocará sufrir al saber que no todo es “color de rosa”, sin embargo después de unas cuantas decepciones, si manejas inteligentemente la experiencia, trasciendes a un nivel mayor, donde sin esperar recibir, das sin reserva. Y talvés de una manera menos efusiva, pero se sigue siendo una Amélie.
Buenas noticias Salvador, hay Amélies regadas por ahí, de seguro alguna has conocido o vas a conocer. Saludos

Aldebarán dijo...

Una bella película. Tuve que verla dos veces para apreciar todos los detalles, gestos y miradas que la hacen excepcional.
Igual, me parece que es un regalo visual para quienes conocen París más allá de lo turístico. Tiene tomas poco comunes de sitios muy conocidos.
Y para los que la conocemos muy muy poco, es igualmente una ciudad hermosa.