9.4.07

Un día perfecto para el pez plátano

Éste fue el primer texto de Salinger en el que encontré una referencia de la familia Glass. Seymour, el primogénito, es recordado en otros relatos, donde se profundiza sobre su naturaleza trágica.

El encuentro de Seymour con Sybil es ominoso. Tenemos la sensación de que a la vuelta de la esquina este hombre, al que sus suegros temen tanto, va a atacar a la pequeña. La segunda parte de este cuento utiliza esta amenaza para darnos a conocer a un individuo perturbado, de quien no sabemos hasta dónde es capaz de llegar.

La conversación que Muriel -la esposa de Seymour- mantiene con su madre, nos da algunos detalles que serán fundamentales para el cuento: el paso de Seymour por la guerra, los problemas mentales que padeció, y parte del historial de dificultades que ha tenido con su comportamiento. Estos detalles dibujan a una persona en la que su familia política no confía. Nos preparan para el último salto que anticipamos y que no podemos prevenir.

El encuentro de Sybil con Seymour en la playa nos prepara para el final trágico del mayor de los Glass. Es el preludio anterior a la gran tormenta.

Sigue El tío Wiggily en Connecticut. Elija su
camino:

- 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 -

3 comentarios:

Migue_splntr dijo...

Es uno de los mejores cuentos que uno pueda leer.
A travez de este relato poodemos identificar dos epifanias que se desarrollan en el cuento (la primera, y la que es la más importante, es el término de la llamda telefónica de la madre de muriel, y la segunda es cuando Simor deja a la niñita en la playa) y que al final del cuento estas epifanias llegan a un final cerrado con el suicidio de Simor.
recordemos que el color amarillo esta relacionado con enfermedad, con delirio, en otras palabras el color amarillo es un simbolismo de la inestabilidad mental de Simor.

Gustavo dijo...

Salvador, �No te parece que Seymour se mata porque no puede ir m�s all� con la ni�a - aquien besa la planta de los pies- de la que quiz� se ha enamorado? Osea, ha engordado con su fantas�a morbosa, como engordan los peces bananas y ya no puede salir del atolladero.

Arbolario dijo...

Gustavo: por fortuna el mensaje artístico es polisémico. Se presta a varias interpretaciones. La tuya es perfectamente válida.