13.2.07

Me llamo rojo


Un libro sorprendente, muy bien escrito, entretenido y cautivador. Construido bajo la influencia de la novela negra, nos muestra al principio el asesinato de un maestro ilustrador de libros. El muerto es quien nos explica en las primeras páginas que su espíritu permanece intranquilo debido a la forma violenta en que fue apartado del mundo.

El turco Orhan Pamuk, flamante ganador del Premio Nobel de Literatura 2006, dividió este libro en varios capítulos, y en cada uno de ellos hace que sus personajes intervengan en primera persona para mostrarnos el desarrollo de la historia. Un segundo asesinado interviene para describirnos el momento en que fue atacado con un tintero de bronce, que le destrozó la cabeza. El muerto era quien supervisaba a un grupo de ilustradores que preparaba un libro que el Sultán deseaba obsequiar al Dux de Venecia.

En la comunidad de ilustradores y entre los fanáticos de una secta religiosa de Estambul corren varios rumores sobre este libro. Se dice que contiene imágenes prohibidas por la religión musulmana. Se supone que hay un retrato del Sultán, creado a la manera de los maestros de occidente. Muchos de los ilustradores están molestos, pues no comprenden las razones por las que quiere dejarse de lado la tradición de varios siglos de la pintura de oriente.

El asesino, cuando toma su turno para hablar con nosotros, se jacta de ser el mejor ilustrador que está al servicio del soberano, y muestra su desprecio hacia los hombres que ha matado. Mientras su secreto permanece oculto se mantiene confiado de que nadie podrá descubrirlo. Desea, al igual que sus compañeros del taller, convertirse algún día en el Maestro Ilustrador, quien dirige los trabajos que les encarga el Sultán.

El personaje que más me agradó es el de Seküre, la hija del segundo hombre asesinado. A través de sus intervenciones descubrimos el mundo en que vive: la casa que habita junto a sus hijos, la esclava que intenta convertirse en la señora de la casa al meterse en la cama del anciano que luego cae asesinado, los dos hombres que desean casarse con ella. Uno de ellos es su cuñado, que le pide que regrese a la casa donde el marido -su hermano- que se fue a la guerra debe encontrarla, aunque sabe que nunca lo hará. El otro es un primo llamado Negro, un hombre temeroso y débil, que debe descubrir quién ha asesinado al padre de Seküre para poder entrar al lecho de su amada.

El final del libro corre a cuenta de Seküre. Ahí describe el destino último de los personajes. Me agrada en especial el cierre del texto, que nos ayuda a renovar el sentimiento de complicidad, de compromiso con el autor. Me llamo rojo es una muy bella novela que merece nuestra atención.

2 comentarios:

Colibrí dijo...

Gracias por el video, ha hecho que pueda llorar un poco mi recién finalizada storia d'amore. Yo también hago un poco "la dura" en medio del mundo, para sentirme más segura; pero en momentos de soledad como este en que leia tu blog y descubría la canción pudo deshacerme de algunas cargas de dentro.

Arbolario dijo...

Gracias por tu visita. Me alegra que mi blog te ayudara a descargar un poco tus penas.

Disfruta de tu soledad. Un abrazo.