23.10.06

Para atrapar a un ladrón


Debo confesar que, así como me gustaría tocar mejor la guitarra, y saber varios idiomas, también me gustaría tener mejores conocimientos del cine clásico. Pero gracias a personas como Rebeca Torres, que me mantiene informado de las novedades y bellezas de ese mundo, conozco cada día un poquito más.

Hace unos días vi de nuevo la película Para atrapar a un ladrón, de Alfred Hitchcock. Y fue importante para mí por dos cosas: no sabía que Hitchcock había hecho cintas con tanto contenido cómico y romántico. Además, me dio la oportunidad de ver en escena por primera vez a Grace Kelly. Éste fue uno de sus últimos papeles, pues luego abandonó su profesión para convertirse en la Princesa Grace de Mónaco.

En esta cinta, la pareja de Kelly es Cary Grant, uno de mis actores preferidos de esa época. Lo he visto trabajando en películas como Charade y An affair to remember. Era un actor, a mi parecer, bastante plástico. Sabía desenvolverse en una diversidad de papeles y situaciones. En su momento fue uno de los actores más famosos del mundo.

Luego de ver esta película comprendí el culto que se le tiene a Grace Kelly. Era una mujer bellísima, que iluminaba las cintas en las que intervenía. No era una intérprete memorable, pero cumplía el papel que se le encomendaba: ser inolvidable. Bajo la dirección de Hitchcock, interpreta a la hija de una millonaria estadounidense que se enamora de un ladrón de joyas retirado (Grant) que busca probar su inocencia. Una serie de robos ha encendido las alarmas en la policía, y la técnica de esos hurtos sólo es conocida por un puñado de personas.

Uno de los sellos personales de Hitchcock es que siempre aparecía en sus películas. Para ésta, me mantuve muy atento y lo encontré sin muchos problemas. Ya sea fuera de un almacén, abriendo la puerta de una habitación, o viajando en un autobús junto a su protagonista, sus breves apariciones constituyen una curiosidad de la historia del cine.

5 comentarios:

Rebeca Torres Olivares dijo...

Buenisima la película, la verdad si algo admiro de Hitchcock era su manera de hacer cada cinta diferente, este es un vivo ejemplo de como jugaba con las emociones humanas. Cary Grant es muy bueno, pero sin duda Grace Kelly aporta toda una gracia y elegancia. Su destino era ser princesa. Jajaja

Arbolario dijo...

Cary Grant y Grace Kelly tuvieron mucha química en esta película. Eso es algo que el espectador agradece.

Tenés razón, Grace Kelly era una mujer bella y elegante. Según he leído, también era un ser humano especial.

Claudia dijo...

Te recomiendo la pelicula "Rebeca" de Hitchcock, es muy buena. AUnque no se que tal facil sera conseguirla...a mi me la presto una amiga.

bonampak dijo...

Sin dejar de pasar y recomendar "Vertigo" otra cinta excelente

Arbolario dijo...

Claudia y Bonampak: muchas gracias por sus recomendaciones.