11.1.06

Wladyslaw Szpilman

Cuenta Andrzej Szpilman que en su niñez encontró en casa un libro que le llamó mucho la atención. Resulta que el nombre de su padre estaba en la portada. Así es, Wladyslaw había escrito su terrible aventura durante la segunda guerra mundial, pero en su nativa Polonia la narración fue considerada políticamente incorrecta -por dejar en entredicho la conducta de ciertos sectores polacos y rusos durante el conflicto- y no se le otorgó la atención debida.

Con el correr de los años Andrzej se mudó a Alemania y se esforzó por dar a conocer la obra musical de su padre, como intérprete de piano y compositor de conciertos y canciones. También logró publicar en alemán el libro que había visto en su casa muchos años atrás. Dividió su tiempo entre la devoción a Wladyslaw y su profesión de dentista.

El reconocimiento llegó pocos años después, cuando un agente literario en Inglaterra se interesó por el libro que relataba los sufrimientos del sobreviviente del ghetto de Varsovia. Este agente, que por casualidad es el mismo que representa a J. K. Rowling -la creadora de Harry Potter-, se encargó de la traducción al inglés. El éxito fue inmediato. A nivel mundial las ventas fueron asombrosas. Casi cuarenta años después de la primera publicación se le había hecho una justa recompensa al autor.

Pero aún faltaba algo. Dos años después de la muerte de Wladyslaw, un director llamado Roman Polanski adquirió los derechos para llevar el libro al cine. La historia fue vista en todo el mundo, y obtuvo tres premios de la Academia -uno de ellos para Polanski-. Andrzej estuvo presente durante la premiación.

Hace unos días vi de nuevo la película y coincido con muchos acerca de que es la mejor cinta que conozco sobre el holocausto judío. Quizá la Lista de Schindler nos mostró el horror del exterminio, pero El Pianista nos dejó claro lo absurdo, irracional e inmoral que fue aquel capítulo de la historia humana.

2 comentarios:

Ankh dijo...

hola me gustaria saber si la familia de Szpilman sobrevivio al Holocausto

Arbolario dijo...

Me temo que todos sus familiares murieron.