31.12.05

Acta de Nueva York: 31 de diciembre de 1991

En el último día del año se recuerda en la Tierra de collares, aunque cada vez menos, la firma del Acta de Nueva York. El texto dice entre otras cosas que el gobierno y el FMLN alcanzaron compromisos definitivos para finalizar la guerra civil más destructiva de nuestra historia.

La negociación que llevó a la firma del acta fue larga y compleja. Aquí hay una breve cronología, preparada en el sitio de las fuerzas armadas. También pueden consultar el siguiente enlace, donde se elabora una interpretación académica de la negociación.

Como dije en el primer párrafo, cada vez se recuerda menos esta fecha en nuestra historia, porque hay muchas personas desencantadas con el período de postguerra. La carestía de la vida, el desempleo, la delincuencia -generada por las pandillas y otros grupos- y la polarización política son lastres muy importantes que han provocado que gran parte la población no perciba los beneficios que se habían prometido.

Como anécdota, recuerdo que en esa fecha los periódicos y noticieros televisivos habían hecho una amplia cobertura de la reunión de Nueva York. Como era el último día de gestión de Javier Pérez de Cuéllar como secretario general de la ONU, había cierta preocupación de que el nuevo titular no prestara la suficiente importancia a la negociación. Por eso fue que el encuentro corría en contra del reloj.

Como a las diez de la noche, un vecino llegó a mi casa y habló con mi mamá. Desde mi habitación lo escuché decir: "¿ya se dio cuenta de que firmaron la paz?". Fui a la televisión y busqué los noticieros. Encontré uno que reprodujo la noticia que había entregado media hora antes. La presentadora se puso en contacto telefónico con el reportero que estaba en Nueva York, y le preguntó sobre las novedades. La respuesta no pudo ser más emocionante.

El reportero dijo: "¡La paz se ha firmado!" Leyó un fragmento del acta donde se acordaba el fin de la guerra civil, y anunciaba que en menos de un mes comenzaría a trabajar la comisión que se encargaría de supervisar todos los acuerdos pactados. Ignoro si la presentadora estaba al tanto de lo que iban a avisarle, no estoy seguro. Los televidentes pudimos observar que no logró contener su emoción. Se quedó sin habla y comenzó a llorar.

"¡La paz se ha firmado!"

6 comentarios:

Antares dijo...

Ese 31 de diciembre, yo pasaba una típica época de rebeldía y me había encerrado en mi cuarto a escuchar música y justo fué esa noticia la que me hizo olvidar mi etapa de ermitaña y salí corriendo a contarle a la familia que se había firmado la paz; recuerdo un "Bendito sea Dios" de mi madre. Todos nos llenamos de esperanzas y sueños de un país democrático y justo, en mucho aún es un sueño.

Julio Suárez Anturi dijo...

No sabes, Salvador, cómo me emocionan todos estos textos tuyos relacionados con los destrozos del conflicto armado y las esperanzas de vida que lo contrarrestan. Por supuesto que también el comentario de Antares.
Todo ese proceso pareciera que ahora los hermanara como país. ¿Qué tan equivocado estoy?
Me alegra que Colombia haya podido aportar su grano de arena al proceso salvadoreño. Lamento que no haya podido resolver su situación interna.
Muy buenos los enlaces que pusiste. No sé por qué, tengo más consciencia de la firma del acuerdo en Chapultepec. Claro, veo todo desde una distancia diferente a la de ustedes, que lo sintieron todo a milímetros.
¿Qué tanto dirías tú que se ha propiciado la democratización, el pluralismo político y la mayor tolerancia, como señalaba en sus propósitos el documento que mencionas?
Creo que es obvio que haya todavía rencores. ¿Pasará una generación, quizás, para superarlo todo?

Arbolario dijo...

Chapultepec fue bastante publicitado. El acta de Nueva York fue el cierre de las negociaciones, donde se dio el resumen de todos los acuerdos. El 31 de diciembre de 1991 es el día en que prácticamente terminó la guerra civil.

Hay otras fechas que también son importantes: 16 de enero de 1992 fue el día de la firma en Chapultepec. 1 de febrero de 1992 fue el día en que comienza a trabajar la comisión verificadora, COPAZ. Fue también el día en que, por primera vez, la comandancia del FMLN entra en pleno a San Salvador.

Julio Suárez Anturi dijo...

¡Hum! Te me escabulliste, Salvador. ¿Qué tanto han avanzado las cosas? El Farabundo Martí ¿qué tantos aportes ha hecho a la Vida? (y así, en mayúsculas).
Si no quieres o no puedes lo entiendo.

Arbolario dijo...

Julio, lo que pasa es que se trata de un tema complicado. Vamos a ver si logro resolverlo en unas cuantas líneas:

Hay mucha polarización en el país, lo que ha desencantado a la población de todo lo que tenga que ver con la política. Se han hecho muchas promesas, pero la mayoría no se han cumplido.

La tolerancia se pone a prueba todos los días. Las relaciones de las fuerzas principales, ARENA y FMLN, son tirantes. Se aprovecha el más mínimo desliz para intentar obtener ventajas políticas. Ya aburren.

La izquierda está en pugna casi desde el momento en que finalizó la guerra. En este momento se encuentra atomizada. No parece que la situación vaya a cambiar dentro de poco tiempo.

El partido de gobierno ha buscado crear un modelo de país exportador, pero la inflación se ha disparado en los últimos años, y cada vez más personas buscan oportunidades fuera. De hecho, las remesas de los emigrantes son las que mantienen a flote a nuestra economía. Son nuestro principal "producto" de exportación.

Julio Suárez Anturi dijo...

Oh. El refrán es: 'Del dicho al hecho hay un buen trecho', y me refiero a quienes propugnaban por 'todo para el pueblo'. Cuando hay que convertir eso en actos, la situación es otra. Arena sigue dentro de su lógica de conservar el poder. Aclimatar una atmósfera tan densa, no es fácil. Te entiendo. Gracias.